Psicólogos en Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Qué hacer para superar la agorafobia

Qué hacer para superar la agorafobia

Aunque la agorafobia es una de las fobias que más pueden limitar a quienes la padecen, no todo en ella es malo. Es probable que formara parte de la manera en que el ser humano “programaba” su propia protección. En la antigüedad, salir a espacios abiertos era muy a menudo peligroso por el riesgo que podían suponer los animales salvajes, las condiciones climáticas o las tribus y civilizaciones enemigas. Una reacción de pánico (no irracional, por supuesto), podría ser la manera de tomar una decisión que desembocara en la supervivencia.

Quienes superan la agorafobia son personas decididas que, a pesar del temor y los ataques de ansiedad que sienten, hacen las cosas. El componente psicológico de este trastorno es lo suficientemente para que los temores a los que se enfrentan les puedan llegar a bloquear y paralizar. Pero aún así, lo logran, y suele ser porque siguen una serie de pautas que les ayudan a enfrentarse a su fobia y lograr vencerla.

No limitarse a la “zona de confort”
Las personas que se quedan bloqueadas por la agorafobia suelen tener muchas dificultades para gestionar sus vidas y su trabajo o estudios, y progresivamente van saliendo menos y haciendo menos cosas. Esto hace que con el paso del tiempo su área de actuación se limite a su hogar, e incluso en ocasiones sólo a una parte del mismo. Es fundamental probar cosas nuevas y salir por sitios nuevos para poder seguir adelante, incluso si esto produce incomodidad. Así no se dependerá sólo de la zona de confort ni de otras personas. Se puede empezar yendo a lugares que sean “sólo un poco diferentes” y “sólo un poco incómodos”, y luego ir ampliando estos lugares. La ayuda de los familiares y de los amigos de confianza vendrá muy bien para dar este paso.

No buscar protección contra lo que no nos puede hacer daño
Muchos de los miedos de la agorafobia son irracionales y carecen de sentido real. Por ejemplo, el Ébola es una enfermedad que puede resultar mortal, pero si la persona vive en Tokio lo más probable es que nunca la vaya a padecer. Los tornados causan decenas de víctimas mortales, pero eso no significa que vaya a surgir uno en las afueras de Londres. Nada en la vida es seguro, pero lo que sí es cierto es que no se debe desperdiciar el tiempo por temor a algo que no va a suceder.

Identificar los temores, y exponerse a ellos progresivamente
Lo que se conoce como terapia de exposición es muy útil para combatir la agorafobia. Si una persona tiene miedo a las alturas, puede probar a mirar por la ventana desde un segundo piso, después desde el tercero cuando se sienta cómodo, y después pisos más altos. Si lo que se teme son las multitudes, se puede ir a una tienda en la que haya un número de personas no muy alto, después a una más grande, después a un centro comercial… Trabajar en la exposición progresiva a los miedos hace que poco a poco la persona se sienta mejor y pueda vencerlos.

No evitar los ataques de pánico
En su lugar, lo mejor es aprender a lidiar con ellos. Enfrentarnos a ellos de manera que terminen por volverse monótonos, y esto haga que el temor desaparezca.

A menudo, combatir la agorafobia requiere de ciertos cambios en los hábitos y el comportamiento. Dejar cosas como el tabaco, el alcohol, la cafeína y las pastillas también ayuda a sentirnos diferentes, y este cambio mental repercute en la progresiva desaparición del trastorno.

Leave a comment

Your email address will not be published.