Psicólogos en Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

La soledad emocional y la soledad social

La soledad emocional y la soledad social

La soledad, cuando llega de manera indeseada, es una sensación que se parece mucho a la depresión y la ansiedad, e incluso puede provocarlas (empeorando el problema). Esta soledad no es igual que la que se produce por propia elección, cuando una persona se aísla socialmente porque cree que sus relaciones no son satisfactorias o no desea tener comunicación con otras personas.

La soledad tiene tres características principales. La primera es que se trata de una sensación o situación subjetiva, ya que alguien puede sentirse solo a pesar de estar rodeado de gente, y alguien se puede encontrar físicamente en soledad pero no sentirse solo. La segunda es que suele surgir al tener relaciones sociales deficientes (o provocar que sean de esta manera). Y la tercera es lo angustiosa y desagradable que resulta esa sensación.

En cuanto a los tipos de soledad, se puede diferenciar entre soledad de tipo social y soledad de tipo emocional.

Emocional
La soledad de tipo emocional es la que se siente cuando se pierde a alguien que nos importa y que queremos. Esta pérdida puede ser por un fallecimiento o por una separación somo cuando una amistad con un buen amigo se termina, o se rompe con la pareja. El ser humano es social, y necesita a otras personas para gozar de una buena autoestima y para desarrollarse y evolucionar.

La pérdida de alguien en ocasiones es algo irreemplazable, pero no debe ser nunca algo irreparable. Que dejemos de tener en nuestras vidas a una persona muy importante no significa que no haya que seguir teniendo relaciones. Por el contrario, debemos verlo como una oportunidad para seguir utilizando, desarrollando y mejorando nuestras habilidades sociales y de comunicación, así como madurar. Siempre hay que buscar nuevas experiencias que sean positivas y conocerse mejor a uno mismo.

Social
La soledad social surge cuando una persona no tiene apenas relaciones sociales, y si las tiene no es capaz de confiar en los demás por miedo al rechazo o a que le hagan daño. Por ello, estas personas se centran en su mundo interior y levantan un muro que luego les resulta muy difícil saltar.

Estas personas se excusan diciendo o pensando que los demás sólo quieren hacerles daño, que nadie les entiende o que si alguien se acerca a ellas es porque busca algo a cambio. Esto hace que se sientan angustiadas y que, al acostumbrarse al vivir en soledad, sus aptitudes sociales se vean enormemente dañadas.

La soledad suele ser una situación transitoria, pero debemos ser capaces también de estar solos sin sentir soledad, ya que en muchas ocasiones la soledad es una manera de conocernos de manera profunda a nosotros mismos y de disfrutar de nuestra propia compañía. Tenemos que ser personas sociales, pero también independientes. Así, podremos conocer nuestros defectos, fortalecer nuestras virtudes y aprender a esforzarnos por ser mejores.

Leave a comment

Your email address will not be published.