Psicólogos en Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Cómo hacer el final de las vacaciones menos traumático

Cómo hacer el final de las vacaciones menos traumático

El final de Agosto o las primeras semanas de Septiembre significan para mucha gente el final de sus vacaciones. Y a menudo volver a la rutina se hace un poco cuesta arriba. Las razones son varias… aún hace calor… hay que organizar nuestro horario de nuevo, la vuelta al día a día tiene tareas que debemos hacer cada jornada…

Adaptarse de nuevo a la rutina habitual normalmente suele llevar una semana o 10 días, y a veces resulta un proceso traumático o estresante. Por eso, hay que saber cómo hacer que sea más llevadera y, sobre todo, cómo evitar el temido síndrome postvacacional que algunas personas padecen.

Por eso, vamos a ver unos cuantos consejos para que este periodo de transición y readaptación no sea tan duro, y se lleve de la mejor manera posible.

  • No apurar hasta última hora para volver. Es más recomendable estar en casa con un día o dos de antelación que nos dejen tiempo para descansar antes de la vuelta a la rutina, y también para tenerlo todo preparado y atado.
  •  Hay que aceptar que las vacaciones se han terminado, y centrarse en los aspectos positivos de la rutina diaria. Si se echan de menos los días de vacaciones, el descanso, la playa o el campo, se hace más difícil volver a nuestro día a día. Por eso debemos centrarnos en esos puntos positivos.
  • Pensar en qué es eso que nos gusta tan poco de la “vuelta al día a día” y buscar maneras para que no nos resulte tan poco agradable. No hay que hacer cambios drásticos, sino intentar añadir esos pequeños detalles que hacen que todo nos parezca mejor.
  • Adaptarse a los nuevos horarios poco a poco. A todos nos parece un tostón levantarnos temprano, pero si nos acostumbramos a ello de manera paulatina, durante los días previos, nos acostumbraremos más fácilmente. Si nos adaptamos antes a un patrón de sueño adecuado y a una dieta equilibrada, empezaremos los días con más ganas y fuerza.
  • Volver a dedicarnos a actividades, hobbies, deportes o aficiones que nos resultan agradables y nos gustan. La vuelta a la rutina no sólo es una vuelta al trabajo, sino también a esas cosas que nos gusta hacer y que hemos dejado un poco de lado durante las vacaciones.
  • Disponer cada día de algún rato para relajarnos y desconectar, por ejemplo dando un paseo, haciendo deporte o saliendo a tomar algo tranquilos.
  • Guardarnos alguna escapada o plan con los amigos y la familia para los meses o fines de semana siguientes. Así nos sentiremos más motivados.
  • Recordar que las vacaciones que hemos disfrutado y la compañía durante ese periodo es un lujo que no todos pueden permitirse. Considerarnos afortunados por ello y por haber disfrutado de ese descanso ayuda a sentirse menos nostálgico.

Como siempre, no podemos olvidar sugerir que si tras las vacaciones la persona se encuentra realmente mal y el síndrome o depresión postvacacional no desaparecen en unos 10 días o un par semanas, tal vez no se deba únicamente a que las vacaciones han terminado. En ese caso, siempre es muy beneficioso buscar la ayuda de un especialista para no verse superado por la situación.

Leave a comment

Your email address will not be published.