Psicólogos en Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Cómo saber cuándo romper una relación

Cómo saber cuándo romper una relación

Prácticamente todas las personas tenemos que afrontar rupturas amorosas durante nuestra vida, es muy raro que la primera pareja sea para siempre. Y casi siempre es una situación dolorosa, sobre todo cuando somos quien toma la decisión pero la vamos postergando porque esperamos que las cosas se puedan arreglar. Y cuanto más tiempo ha durado la relación, más difícil es romper con la otra persona.

Por eso mucha gente se pregunta cuándo se debe terminar la relación, o cómo pueden saber si ya no hay esperanza y la única solución es romper.

Pero al igual que cada persona es un mundo, cada pareja también lo es, y generalizar no siempre es fácil ni acertado. Pero sí que existen algunas preguntas que podemos hacernos para ayudarnos a decidir si terminamos la relación.

¿Tiene solución la situación que nos ha llevado a este punto?
Casi todos los problemas tienen solución, y esto también es aplicable a las parejas. Pero hay ocasiones en que una de las partes no tiene ninguna intención de dejar sus valores y principios de lado, ni dar su brazo a torcer. La respuesta a esta pregunta lleva a la siguiente.

¿Están ambas partes dispuestas a cambiar y a comprometerse para poder superar la situación?
Una pareja es cosa de dos. Esto es algo obvio, y eso hace que sean ambos los que se deben esforzar para seguir con la relación. Un problema no se resuelve si ambos no ponen de su parte, y es difícil que algo se solucione si uno de los dos no quiere cambiar. Si una persona da pero no recibe (y viceversa), antes o después ese desequilibrio será fuente de problemas.

¿Quiero seguir teniendo a esa persona a mi lado dentro de 10 años?
Hay que imaginar el futuro y pensar si la persona que queremos tener entonces junto a nosotros es nuestra actual pareja, envejecer juntos. De no ser así, lo mejor es terminar la relación antes de que pase más tiempo y resulte más difícil.

No autoengañanos
Es más habitual de lo que podemos pensar el aferrarse a algo que en realidad hace tiempo que se terminó. Y esto ocurre entre otras muchas razones por miedo a los cambios, por sentir aún un profundo cariño hacia la otra persona o por incapacidad para admitir el fracaso. Pero todo eso puede llevar al autoengaño pensando que todo puede volver a ser como antes.

Pero cuando en una pareja las cosas han llegado al punto en que uno de los dos se plantea romper la relación es porque existe una profunda herida emocional. Y estas heridas son muy difíciles de curar, tanto que es habitual que no se cierren y en cualquier momento puedan supurar.

Un ejemplo de esto es una pareja en la que se ha producido una infidelidad. Aunque la persona engañada pueda perdonarlo, a partir de ese momento desconfiará de su pareja y le podrá echar en cara aquel error en cualquier discusión, convirtiendo la vida en común en un volcán que entrará en constante erupción debido a la desconfianza, la inseguridad y los celos.

Es obvio que en este tipo de situaciones alargar la relación sólo hace que echemos más leña al fuego y ambas partes se causen dolor. Por eso es necesario ser consciente de que nada va a ser igual antes de decidir si se mantiene la relación, pues siempre existirá algo que se ha roto y ha cambiado, aunque no se muestre.

Esto no quiere decir que un error haga que sea imposible que dos personas puedan seguir siendo felices juntas, pero recuperar la confianza mutua es algo que requiere de mucho trabajo, en el que ambos han de valorar si realmente están dispuestos a esforzarse o si lo mejor es terminar y comenzar una nueva etapa en la vida. Y para ello, la comunicación entre ambos será esencial.

Leave a comment

Your email address will not be published.