Psicólogos en Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

La autoestima es algo más que creer en uno mismo

La autoestima es algo más que creer en uno mismo

Aunque la autoestima se define de muchas maneras diferentes, hay cierto consenso en que se trata de la percepción que las personas tienen acerca de sí mismas. De hecho, cuando una persona habla con otra o piensa en sí misma, los temas que más le emocionan y que les parecen más relevantes son los que tratan sobre el “yo”, sobre todo aquello que le afecta de manera personal. Y esto está muy relacionado con el hecho de que la manera en que una persona se ve a sí misma ocupa un lugar central en su mente.

Para muchos pacientes de consultas psicológicas, el motivo de acudir es la necesidad de elevar o mejorar su autoestima. Todas esas personas son diferentes en sus situaciones familiares, económicas, en sus puestos de trabajo, en sus valores y prioridades, y en sus estilos de vida, pero lo que tienen en común es que les gustaría mejorar la “relación” que mantienen consigo mismas.

Y casi siempre, no saben cómo empezar ese proceso. Por eso, siempre es recomendable conocer una serie de pautas que resultan muy eficaces:

  • No olvidar que la autoestima es todo aquello que creemos y pensamos acerca de nosotros mismos. Todo eso lo hemos ido aprendiendo y formando a lo largo del tiempo, y es posible modificarlo.
  • Comenzar a querernos desde ya mismo. Muchas personas piensan en esperar a adelgazar esos kilos de más que creen tener, o a encontrar pareja, o a lograr un reto que se han marcado, para empezar a autoaceptarse y quererse. Pero esto es una trampa, porque cuando hayamos logrado llegar a ese punto que nos hemos fijado, será muy fácil encontrar otra condición “imprescindible” para dejar el querernos a nosotros mismos para más adelante, de manera que se prolonga indefinidamente.
  • Tener paciencia con los pasos que damos. En muchas ocasiones, se esperan respuestas antes de dar los pasos necesarios o de haber aprendido.
  • Aceptar los defectos propios. Son algo que forma parte de uno mismo, y podemos tanto trabajar para mejorarlos o cambiarlos, o aceptar que a pesar de tenerlos somos alguien que vale mucho.
  • Valorar tanto el proceso como el resultado. No lograr la meta que nos hemos marcado no significa que el esfuerzo realizado o el paso de intentarlo no haya servido de nada. La dedicación o lo que hemos disfrutado mientras lo intentábamos es algo de lo que sentirnos orgullosos, sea cual sea el resultado.
  • Enfrentarse a los miedos. Cuando se planta cara a personas o a situaciones que nos asustan, ese miedo se va reduciendo y nos sentimos más eficaces. El psicólogo Walter Riso decía al respecto que la mayor parte de las personas tienen la competencia psicológica, pero es el miedo lo que les frena, y esa sensación se vence enfrentándonos a ella y poniéndonos a prueba en lugar de pensando que no somos capaces. La manera de gestionar nuestras propias capacidades es atreviéndonos, explorando, experimentando y descubriéndonos a nosotros mismos.
  • Meditar. Esta práctica es una buena herramienta para que los pensamientos se sucedan uno tras otro.
  • Dejar de asustarnos. Hay que dejar de lado el dramatismo y el catastrofismo y utilizar un criterio maduro para relativizar las consecuencias negativas.

Leave a comment

Your email address will not be published.