Psicólogos en Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Cómo resolver los problemas de pareja de manera inteligente

Cómo resolver los problemas de pareja de manera inteligente

Toda pareja pasa alguna vez por un mal momento, conflictos, peleas… es algo normal y forma parte de la vida en común. Pero dependiendo de cómo enfrenten la situación, se solucionará de una manera o de otra.

Además de ser algo normal en la convivencia de una pareja, las discusiones pueden incluso enriquecerla sin poner en riesgo la relación si la pareja es capaz de encarar el conflicto con una buena comunicación y de manera inteligente. Esto puede ayudar a acercar más a la pareja y fortalecer la relación.

Parejas que no resuelven sus problemas y parejas que los resuelven inteligentemente
Cuando una pareja no tiene clara la forma de encarar un problema o una discusión, las discusiones son habituales, así como la necesidad de huir y el resentimiento que en muchas ocasiones se queda dentro por algo que uno u otro dijo o hizo tiempo atrás. Esto puede quedarse enquistado dentro incluso durante años.

Estas parejas son las que suelen estar enfadadas durante más tiempo y las que más suelen tener peleas, lo que daña a la confianza y enfría la relación de manera que lo que era una pareja se convierte en dos personas que sólo comparten el domicilio en el que viven.

Por su parte, las parejas que resuelven los problemas de manera inteligente son las que han sabido desarrollar la habilidad de identificar el problema, solucionarlo juntos y dejar que cicatricen para siempre como si se tratara de cualquier otra herida. Estas son las parejas que cuidan tanto el uno del otro como de la relación, y no caen en la tentación de tratar de tener la razón siempre o echarse cosas en cara.

Claves para resolver los problemas de manera inteligente
¿Qué es lo que hace que algunas parejas solucionen los problemas de forma inteligente? Hay cuatro claves fundamentales.

  • Tener comunicación. Algo imprescindible es ser capaces de hablar de los problemas, pero manteniendo la calma y haciéndolo en el momento en que ocurren sin esperar más tiempo, sin hacer daño al otro y teniendo una actitud positiva. No hay que caer en el error de recriminar, amenazar ni culpar.
  • Llegar a acuerdos. Una vez resuelto el problema desde el diálogo y la comunicación se debe llegar a un acuerdo para intentar que la situación no se repita, para así evitar que quede algún resentimiento o vuelvan los conflictos.
  • Saber negociar. Como siempre decimos, la comunicación es fundamental y siempre en igualdad de condiciones. Por eso, los acuerdos mencionados en el punto anterior no se deben establecer imponiendo, sino negociando. Y en esa negociación las únicas partes deben ser ambos miembros de la pareja (excepto si se ha buscado la ayuda de un especialista).
  • Respetar al otro siempre. Y por último, independientemente del motivo, tipo o gravedad del problema, hay que mantener el respeto el uno al otro y no olvidar en ningún momento el amor que se siente hacia la pareja.

Leave a comment

Your email address will not be published.