Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Navidad… ¿dulce, o no tan dulce?

Navidad… ¿dulce, o no tan dulce?

Ya tenemos encima la Navidad, quedan sólo unos pocos días y tenemos a la vuelta de la esquina esos días en que, a pesar de las luces, los eslóganes y las escenas que veremos en muchas películas que seguro pondrán en televisión, pueden surgir emociones, opiniones y sentimientos contradictorios.

Eso hace que haya que pensar en el por qué. A cualquiera que le preguntemos nos dará respuestas muy parecidas: Que las navidades son días para pasarlos con la familia, que son días para compartir o que son días alegres y felices. Pero existe un “lado oscuro” para otras muchas personas, que temen la llegada de estas fechas, que las pasan con tristeza o incluso que las odian.

¿Por qué existe esta contradicción? Puede que una de las causas sea tanto esas frases mencionadas que nos darían como respuesta como el bombardeo publicitario al que nos vemos sometidos, que crean unas expectativas demasiado altas e idealizamos lo que está por llegar, de manera que muchas veces esperamos más de lo que es posible.

Y entonces, si estamos lejos de nuestros seres queridos, si falta alguien especial o si la relación con la familia al reunirnos no es tan buena, sentimos que estamos fuera de lugar, que no somos normales o que el tan mencionado espíritu navideño no es como lo pintan.

Cuando se trata de la ausencia de alguien querido, como ocurre cuando un familiar ha fallecido recientemente, estos días se convierte en una época dolorosa donde la tristeza nos supera y la supuesta sensación de felicidad de estos días no es tal.

En otras ocasiones lo que ocurre es que la reunión familiar, en lugar de ser un evento lleno de sonrisas y canciones, son el caldo de cultivo perfecto para que los conflictos pendientes salgan a la luz y se conviertan en una batalla alrededor de la mesa, volviendo de nuevo a esa sensación de que la Navidad “no es como nos habían hecho creer”.

Todo eso hace que nos preguntemos qué es lo que podemos hacer. Como ya hemos comentado, es habitual idealizar las fiestas de la Navidad, de manera que el primer paso es ser consciente tanto de lo que es como de lo que no es la Navidad. En este aspecto podemos decir que:

  • La Navidad no es una época en la que es obligatorio estar alegre y ser feliz. Eso es algo que depende de las circunstancias y experiencias de cada uno.
  • La Navidad no significa “familia siempre feliz”. No hay que caer en el error de idealizar la familia porque en estos días es la misma que ha sido todo el año, y si esperamos que las cosas sean diferentes podemos llevarnos un desengaño. Cada familia es como es con sus virtudes, defectos, y conflictos.
  • La Navidad es una época que es muy buena para reflexionar, agradecer lo que tenemos y ser conscientes de lo que nos falta. Es una época para recordar y al igual que rememoramos lo bueno que nos ha ocurrido durante el año, echamos de menos a quien se ha ido. Pero sentir tristeza estos días no nos convierte en “bichos raros”.

La Navidad, independientemente de ser una época que nos guste o que no nos guste, es un buen momento para reflexionar sobre diferentes cosas. Pero la clave para vivirlas de manera sana es no pensar que todo debe ser perfecto.

Leave a comment

Your email address will not be published.