Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

La habilidad del autocontrol

La habilidad del autocontrol

El autocontrol es una habilidad de las personas para poder controlarse a sí mismas y a sus acciones mediante el dominio del cuerpo. Esta cualidad permite que potenciemos el resultado de nuestro comportamiento.

Nuestros valores vienen determinados por nuestras buenas acciones. Y si los trasladamos al ámbito de nuestra vida casi todos podríamos afirmar que deseamos ser serenos, de confianza y estables en nuestras relaciones con los demás. El autocontrol, que también se puede llamar autoregulación o control emocional, es el no dejarnos llevar por los sentimientos que tenemos en el momento. Se trata de una de las habilidades de la inteligencia emocional, la cual fue estudiada por el psicólogo Daniel Goleman, de los Estados Unidos.

Por tanto, el autocontrol se centra en reconocer las emociones, gestionarlas de manera adecuada así como también gestionar de la misma manera los sentimientos impulsivos, controlarse, tener positividad, buscar la empatía, mantener la concentración frente a la presión, pensar con claridad y actuar adecuadamente con los demás. Así, sabiendo controlarnos podremos enfrentarnos a los contratiempos con serenidad, ser pacientes y comprender las relaciones personales.

Hay que entender el autocontrol como una actitud muy positiva que nos lleva a cambiar con buena voluntad nuestra personalidad y que los demás nos vean como un ejemplo de entereza. Para eso tenemos que tener autodominio, carácter y fuerza interior, y habrá ocasiones en las que tengamos que privarnos de alguna situación para que nuestra anticipación a la reacción se haga más fuerte.

En el ambiente familiar el autocontrol es necesario para la convivencia porque supone saber plantar cara a las tensiones y tolerar, de manera que mostremos comprensión y serenidad. Así, el autocontrol nos hace más participativos en las labores del hogar.

En el ámbito personal, el autocontrol nos hace más maduros y discretos para no mostrarnos exagerados ante los rumores, críticas o las ofensas hacia otros, a pesar de que lo ocurrido no encaje con nuestra manera de pensar o nuestra personalidad. Y en cuanto al terreno profesional, saber autocontrolarnos nos hará no ser conformistas, perfeccionar hábitos, esforzarnos, gestionar mejor el tiempo y tener buenas relaciones con nuestros compañeros de trabajo.

Si queremos desarrollar nuestro autocontrol tenemos que tener buenos modales, ser educados y aprender a escuchar a los demás. Respetaremos los turnos para hablar y trataremos de no dar consejos que no nos han pedido ni hacer comentarios inapropiados. Cuidar las relaciones personales también es necesario, y al dar respuestas o en situaciones que nos fastidian debemos actuar de manera reflexiva. Hay que tener en cuenta que una persona que no tiene autocontrol puede ser alguien dependiente, débil y sin autonomía.

Si aprendemos a autocontrolarnos, nuestra vida será más satisfactoria al no dejar que los problemas o disgustos nos controlen, nuestras relaciones serán mejores y actuaremos siempre con tranquilidad.

Leave a comment

Your email address will not be published.