Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

La felicidad y su psicología

La felicidad y su psicología

La felicidad no es algo estático, sino que cambia. Por tanto, cuando logramos lo que deseamos somos felices durante un periodo de tiempo, pero después aparecen nuevos objetivos y metas, y esa felicidad se marcha para surgir de nuevo cuando logramos la meta nueva.

La psicología define a esto como algo hedónico, y significa que la eficacia de un placer nuevo desaparece tras un tiempo. Pero la psicología positiva explora cómo llegamos a sentirnos felices, con el fin de aportar conocimientos nuevos sobre nuestra psique no sólo para ayudarnos a solucionar problemas de salud mental que puedan surgir, sino también para que nuestro bienestar y calidad de vida puedan ser mejores. Y esto, sin apartarse en ningún momento de la metodología científica más rigurosa que toda ciencia de la salud debe tener.

En la psicología positiva se examinan experiencias subjetivas de carácter (valga la redundancia) positivo, como pueden ser la felicidad y el placer, rasgos positivos de nuestra personalidad como nuestros intereses y fortalezas, y las instituciones de carácter positivo que sirven de apoyo como las comunidades o las escuelas.

El que para la gran mayoría es el fundador de la psicología positiva, Martin Seligman, en su teoría de la felicidad postula que tomamos las decisiones que creemos que nos harán sentir bien en un futuro, y por tanto al tener como objetivo para nuestra vida el sentirnos bien, las decisiones las tomamos en consecuencia. Pero… ¿lo hacemos así en realidad?

La teoría de Seligman no supo explicar el motivo por el que elegimos cosas o tomamos decisiones que no siempre son placenteras. Posteriormente, mejoró la teoría para explicar tanto el significado de las decisiones como el impacto de las relaciones. La conclusión es que las situaciones que no son placenteras nos preocupan porque nos importan las personas que están implicadas en ellas, porque necesitan que les ayudemos, y porque consideramos que es lo correcto y que es bueno.

Así, para Seligman existen tres vías en el camino a la felicidad:

  • Vía placentera: Su objetivo es que las emociones positivas en el pasado, presente y futuro aumenten.
  • Vía comprometida: Consiste en poner en práctica nuestras fortalezas personales para que podamos desarrollar un número de experiencias óptimas mayor y de flow (flujo de conciencia).
  • Vía significativa: En esta vía entran el desarrollo de objetivos que van más allá de nosotros mismos, y el sentido de la vida.

Estas vías no son exclusivas, ya que nuestro camino a la felicidad puede atravesar diferentes lugares y podemos perseguir diversos objetivos. Lo que indica la investigación de la psicología positiva es que tendemos más a hacer el bien cuando nos sentimos bien.

Leave a comment

Your email address will not be published.