Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Vencer las tentaciones pensando a largo plazo

Vencer las tentaciones pensando a largo plazo

“¿Preferiría recibir cinco dólares hoy o recibir ocho en 45 días?, ¿Preferiría recibir cinco dólares hoy, y cero en 45 días?, ¿O preferiría recibir cero dólares hoy, y recibir ocho en 45 días?”. Estas tres preguntas, que son diferentes en el continente pero no tanto en el contenido, son las que se les preguntó a 182 participantes de un estudio relacionado con las tentaciones y realizado en las Universidades de Stanford y de Pensilvania, en los Estados Unidos.

La investigación reveló que el renunciar a una recompensa inmediata para obtener otra mejor en el futuro no es algo que requiera de fuerza de voluntad adicional, sino de una presentación adecuada de las diferentes elecciones posibles.

Uno de los autores del estudio, el investigador de la Universidad de Stanford Sinc Samuel McClure, explicó que “las personas tenemos una tendencia natural a valorar más los beneficios inmediatos. Así, cuando nos apetece mucho comprar algo nos centramos en el placer que nos proporcionará hacerlo, y dejamos a un lado el coste a largo plazo”.

Pero este experimento, según McClure, tiene un añadido y es que si por ejemplo se compra un televisor nuevo, conservará su sonido envolvente y su alta definición pero no aportará ahorros adicionales en el futuro. Según el investigador, en la mayoría de las elecciones que requieran de autocontrol será muy útil para resistir la tentación utilizar este replanteamiento.

El equipo de investigadores llegó esta conclusión analizando el comportamiento de los sujetos que participaron en el estudio y comprobaron que la pregunta que era más larga pero al mismo tiempo más explícita provocaba que los voluntarios escogieran la recompensa más valiosa, que era la que se obtenía en un plazo de tiempo mayor.

Posteriormente se midió por resonancia magnética funcional la actividad cerebral de 23 participantes que habían actuado de una manera similar durante la primera fase del estudio, observando que al elegir la recompensa más valiosa no se registraba una activación mayor en las regiones cerebrales que se relacionan con la fuerza de voluntad.

McClure aclaró que “Encontramos que la región del estriado activada según el valor de la recompensa se atenuaba cuando las opciones se reformularon. La actividad de la corteza prefrontal dorsolateral, asociada con la fuerza de voluntad, también disminuyó cuando se modificó la pregunta”.

Para los autores, esto podría aplicarse de manera muy útil en la vida diaria, por ejemplo si se quiere ahorrar o se va a empezar una dieta. Para esto último la pregunta podría reformularse para que diga “¿Quiero comerme este pastel y engordar mañana, o quiero renunciar a comérmelo y adelgazar?”.

Los especialistas concluyen que esta vinculación del futuro al presente facilitaría la toma de decisiones más sabias.

Leave a comment

Your email address will not be published.