Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Los selfies y los problemas que pueden esconder

Los selfies y los problemas que pueden esconder

Los autorretratos no son una novedad, pero en los últimos años han cobrado un especial protagonismo gracias a las redes sociales y la subida constante de lo que popularmente ya ha pasado a llamarse selfies. Lo más característico de estas fotografías es que se ve a la persona con el brazo extendido sosteniendo la cámara o el teléfono móvil y apuntando a sí misma con el objetivo.

En ocasiones se ve parte del brazo en la fotografía, y en otras se ve a la persona haciéndose la foto frente a un espejo o utilizando un “palo selfie”.

Pero, ¿qué se esconde detrás de los selfies?

Las razones son diversas. Tratar de llamar la atención de otras, presumir de momentos, lugares o méritos, lanzar un mensaje a alguien… y a menudo también se esconde detrás una baja autoestima. Prestar atención constante a los selfies subidos para ver quién los ha visitado, quién ha comentado y cuántos Likes o Me Gusta reciben es una señal de que hay un problema.

Así mismo, el usuario sólo muestra lo que quiere enseñar, de manera que se crea una identidad que se somete al juicio de otros para recibir aprobación.

Pero no siempre se trata de narcisismo elevado, ya que en ocasiones los Likes recibidos aportan un aumento de una autoestima que tal vez no pasaba por su mejor momento. Así, puede tratarse de narcisismo o bien de falta de autoestima que necesita autoafirmación y construir una identidad.

En el caso del narcisismo, el usuario busca satisfacer su vanidad y recibir la admiración hacia sus atributos intelectuales o físicos. Estas personas suelen reaccionar con vergüenza o rabia cuando reciben críticas, exageran sus propios talentos o éxitos, se obsesionan con el éxito (inteligencia, belleza, poder, amor ideal…) y tienen unas expectativas de tratamiento favorable que resultan irreales. Eso les lleva a mostrarse en las redes sociales como lo que desean ser.

La conclusión esa que los selfies, por sí mismos, no tienen por qué resultar un problema o ser malos, dado que ya existían antes de la llegada de las redes sociales. El problema es su uso, frecuencia y la atención que se les presta como expresión de la obsesión actual con la imagen (que en ocasiones llega a abrazar el narcisismo).

Lo importante es saber disfrutar de cada momento, de manera que el propio equilibrio psicológico sea beneficiado y la autoestima no dependa de estos autorretratos.

Leave a comment

Your email address will not be published.