Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Los celos entre hermanos

Los celos entre hermanos

Los celos pueden definirse como una respuesta emocional y en casos graves física, que se crea cuando una persona siente una amenaza hacia algo o alguien que considera suyo. Normalmente es utilizado entre las parejas cuando se cree que la otra parte presta atenciones a un tercero. No obstante los celos pueden producirse entre hermanos, amigos, hijos con padre, etc.

celos entre hermanos

Nos centraremos en los celos entre hermanos, que se comienzan a notar desde el nacimiento del nuevo hermano. El niño se siente desplazado, ya que llevaba ocupando ese puesto un tiempo, y necesita protegerse, comienza entonces a hacer cosas para llamar la atención, otras veces se recluye en su mundo, porque le es difícil adaptarse a la nueva personita y los celos pueden llegar a un punto exagerado, y por un tiempo prolongado, provocando malestar tanto en el niño como en los padres, en este caso ya es conveniente visitar a un psicólogo.

Regularmente la respuesta del niño viene con envidia, y una especia de resentimiento hacia el pequeño “intruso” que en cierto modo se percibe como un rival que les ha robado a mama y papa.

Las causas de estas respuestas pueden ser reales y estar sujetas a momentos objetivos, o irreales que vienen de factores inventados por los niños o que se toman ciertos hechos muy drásticamente.

Los celos en sí llevan atados un desarrollo de distorsión cognitiva de lo que verdaderamente ocurre, de los sentimientos de los demás, de causas y consecuencias y sobre todo de la percepción de la realidad.

Estos factores crean en el niño una baja autoestima, ansiedad o miedos, llevándolo a comportarse de una manera incorrecta y que le provoca aún mucha más frustración.

Entre las causas más comunes de los celos entre hermanos están:

Nacimiento de un nuevo hermanito: esta es la causa principal, pero por sí solo no es un detonante, influye mucho la interacción de los padres con el otro hermano. Las madres tienden a cambiar un poco su forma de manejarse a raíz del nacimiento, por lo que desequilibra un poco el mundo que ya se tenía construido el niño más grande, no se deben cambiar actitudes, ni costumbres, ni la forma de querer.

Un ejemplo es cuando las madres hacen comparaciones afectivas entre los hermanos, la típica frase: “Si dejas los juguetes tirados no te quiero, pero si quiero a X porque ha recogido los suyos”. Puede que el padre o madre lo diga en broma, pero en el subconsciente del niño se trabaja de otra forma.

Muchos padres sin darse cuenta son los que crean la rivalidad entre los hermanos, ya sea por infravalorarlo, compararlo o destacar un defecto de manera burlona delante del  otro hermano.

También se da la situación de que ésta comparación o devaluación se hace delante de terceros  y estas personas se inclinan por uno o por otro y rechazan al que queda. Esto hace que el niño se sienta menospreciado, quizás porque no sepa matemáticas tan bien como lo sabe su hermano.

Los celos entre hermanos se manifiestan así:

-Cambios repentinos de humor, sin ser justificados.

-Se sienten infelices, lloran sin motivo alguno, y estos episodios de tristeza mayormente vienen acompañados de la frase “no me quieres o quieren”.

-Adopta nuevas actitudes o vuelven a aparecer aquellas que ya se habían superado como por ejemplo: negarse a comer, hacerse pipi en la cama o en la ropa, agresividad con los padres u otros hermanos, dificultad para relacionarse, etc.

-Utiliza otras formas de expresarse tanto verbal como gestualmente, incluyendo gestos infantiles como chuparse el dedo.

Se altera el apetito, tiene menos apetito, es más selectivo con la comida, rechaza los platos que más le gustan, y con relación al sueño comienzan a sufrir insomnio, no quieren dormir solos, se despiertan frecuentemente de noche. Etc.

Los padres tienen que poco a poco desde que se sabe de un posible embarazo, ir adaptando al niño a los cambios, incluirlo en la preparación de todo, a elegir el nombre, contarte cosas que podrá hacer con su nuevo hermanito, para que al momento del nacimiento no sea un trauma mayor y no se llegue a la rivalidad, los celos entre hermanos pueden ser controlados por los padres, evitando comparaciones, ni desvaluando a ninguno por no tener habilidades que tenga el otro.

Si crees que no podrás controlar los celos entre hermanos de tus hijos, ven a Psicólogo Alcalá de Henares y nosotros nos encargaremos de analizar cuales son las causas de los celos y una solución.

Leave a comment

Your email address will not be published.