Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

¿Es peligroso estar enganchado a las series?

¿Es peligroso estar enganchado a las series?

Ver series se ha convertido en un entretenimiento muy popular, y a día de hoy es raro encontrar a alguien que no siga al menos una. Hace años lo habitual era aficionarse a las series que se emitían de manera semanal en la televisión (o incluso de manera diaria en verano) y la familia o los amigos se juntaban para ver Los Serrano, Compañeros, El Equipo A, la mítica serie de alienígenas V, Los Vigilantes de la Playa, El Coche Fantástico… y un largo etcétera.

Posteriormente llegó el acceso a series extranjeras a través de televisión de pago (y muchos canales en abierto), y después Internet inicialmente con las páginas de descargas.

Y entonces llegó Netflix y todo cambió para siempre. Terminar de ver un episodio y poder disfrutar a continuación del siguiente resultó demasiado tentador como para dejarlo pasar, de manera que una temporada que podría durar dos o tres meses de la manera “tradicional”, ahora se podía disfrutar en menos de una semana.

Y esta facilidad y rapidez para acceder a este contenido ha hecho que muchos se enganchen a diferentes series, y al hecho de verlas continuamente. Si se pregunta el motivo por el que una serie engancha, las respuestas pueden ir desde la edad al puesto de trabajo o al entorno, según la persona. Y esto último parece que influye en gran medida porque el boca a boca, el escuchar hablar a todo el mundo de lo mismo o la “presión social” hace que en ocasiones veamos una serie que nunca habríamos pensado ver si no fuera porque todos hablan de ella.

Esto ha provocado la aparición de lo que se ha denominado Binge-Watching o también lo que otros denominan Seriefilia. Y ya hay especialistas como la psicoterapeuta Hilda Burke que consideran que ver series compulsivamente puede ser una clara señal de una salud psicológica inadecuada, ya que esta forma de entretenimiento ha pasado a ser una manera de aislarse de la realidad o de rellenar el vacío que se siente debido a la soledad.

Así mismo, Burke afirma que algunos de sus pacientes experimentan una especie de síndrome de abstinencia cuando dejan de ver alguna serie, de la misma manera que ocurre con el alcohol o con ciertas sustancias adictivas. Lo que puede llevar a sufrir depresión.

¿Hay que preocuparse por esta supuesta adicción?
Se puede decir que cualquiera de nosotros hemos dicho alguna vez “venga, sólo un episodio más”. Esto no quiere decir que exista una adicción, se padezca depresión ni se necesite ayuda psicológica.

Pero el problema existe si “ese capítulo más” hace que dejemos de lado responsabilidades que tenemos que cumplir y/o descuidemos nuestra alimentación o salud física. En este caso, el sedentarismo puede llevarnos a padecer obesidad y problemas físicos, mientras que el consumo compulsivo de series puede provocar trastornos mentales como estado de ánimo cambiante, actitud compulsiva, problemas de personalidad y autocontrol y dependencia. Y esto sí que debe preocuparnos, y mucho.

Leave a comment

Your email address will not be published.