Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

Agotamiento emocional: el problema de querer ser fuerte

Agotamiento emocional: el problema de querer ser fuerte

El agotamiento emocional surge cuando el esfuerzo continuo nos sobrecarga, y no queremos decir esfuerzo físico o laboral, sino la tendencia que a menudo tenemos de querer abarcar demasiado, ya sea responsabilidades, solucionar conflictos, resolver problemas, o cualquier otro tipo de estímulo cognitivo o emocional.

Esto es algo que no se da de la noche a la mañana, sino que va creciendo lentamente, poco a poco, hasta que nos venimos abajo y nos quedamos paralizados, inmersos en un trastorno crónico o una profunda depresión y la vida se colapsa porque no podemos soportarlo más.

Aunque se trata de un agotamiento de carácter mental, a menudo también lleva asociada una enorme fatiga a nivel físico, ya que en este aspecto se experimenta una gran sensación de pesadez. Y ante la dificultad de seguir adelante se entra en un ciclo del que salir es algo que resulta muy complicado.

Causas
El origen del agotamiento mental suele encontrarse en el desequilibrio que se produce entre lo que se da y lo que se recibe. Así, las personas que lo padecen suelen ser sujetos que tratan de darlo todo ya sea en sus relaciones, en su vida doméstica, en su carrera profesional o en cualquier otro aspecto de la vida.

Esto sucede en terrenos en los que la exigencia es alta y, por consiguiente, también el esfuerzo. En casa existen miembros de la familia que necesitan atención o que tienen problemas. En la pareja, pueden surgir grandes dificultades. Y en el trabajo, obviamente, existe el riesgo de ser despedidos.

Las personas que caen en el agotamiento emocional suelen dedicarse poco tiempo a sí mismas, y tampoco sienten que la consideración, el afecto y el reconocimiento que reciben sean los que merecen. Consideran que se espera de ellas que den lo mejor en todo momento, como si sus propias necesidades carecieran de importancia o que su fortaleza sea mayor que la de los demás y puedan aguantar cualquier cosa.

Cómo se puede superar
Una de las maneras más obvias de combatir el agotamiento emocional es descansando. Por ello, es necesario disfrutar de cierto tiempo libre que proporciones tranquilidad y relax. Un ejemplo de personas con alto riesgo de caer en el agotamiento emocional son aquellas que pasan enormes periodos de su vida laboral sin tomarse unas vacaciones, cosa que es un grave error porque la fatiga nos va a hacer caer antes o después. Por tanto, es muy necesario tener unos cuantos días en los que poder descansar.

También se tiene que desarrollar un cambio de actitud respecto a las obligaciones del día a día, de manera que haya tiempo para las responsabilidades y también para el descanso y para dedicarlo a las actividades que nos gustan. La obsesión por rendir y por hacerlo todo perfecto no tiene que atarnos.

Y por último, tenemos que saber autosensibilizarnos. Un rato diario para respirar y conectar con nosotros mismos es imprescindible para nuestro autoconocimiento y autocomprensión.

De no ser así, llegará un momento en el que no podremos seguir adelante.