Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

La amistad y su valor en nuestra vida

La amistad y su valor en nuestra vida

Todos conocemos el dicho de “quien tiene un amigo, tiene un tesoro”. Por eso debemos preguntarnos si cuidamos nuestras amistades, si nos cuesta mantener la amistad, qué es para nosotros un amigo… En definitiva, qué valor damos a la amistad.

Es habitual dar cosas por sentadas en la amistad, así como dar por sentado que ciertas personas son nuestras amigas, cuando la realidad es que la amistad es un regalo porque nos ofrece la posibilidad de experimentar y compartir cosas con personas cercanas y, al mismo tiempo, ayuda a que nos podamos abrir a experiencias nuevas.

Ya desde muy pequeños, durante la infancia, elegimos nuestras amistades. Esas primeras relaciones son lo que va construyendo el sentido de pertenecer a un grupo. Pero, ¿qué hay de especial en una amistad y para qué la necesitamos? Porque algo también habitual es el valorar tanto una relación de pareja, de amor romántico, que se dejan algo de lado las amistades y se olvida la importancia que tienen.

Qué es un amigo
Un amigo es un persona que nos acepta como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, y con la que podemos compartir todo lo que nos pasa. A un amigo le damos simplemente por el placer de hacerlo. Es obvio que el amor hacia un/a amigo/a es diferente al que se siente hacia la pareja, y e un amor principalmente compasivo en el que compartir algo con esa persona nos hace sentir mejor.

Valorar las amistades
En ocasiones una persona se centra tanto en exigir lo que necesita de los demás que no piensa en lo que por su parte ha de dar. Y es importante saber escuchar y valorar a los amigos, compartir momentos juntos y disfrutarlos, ya que nos acerca más a ellos. Para el especialista Carl Rogers, existen unos puntos que son claves para que la relación de amistad sea sana:

  • Ser auténtico. La autenticidad, sin ningún tipo de camuflaje, disfraz o máscara, agrada a los amigos.
  • Mostrarse cordial. Debemos aceptar a la otra persona y no esperar que deban hagan lo que queramos.
  • Empatizar. Hay que tener empatía y comprender lo que nuestro amigo siente. Es algo para lo que en ocasiones no hacen falta las palabras.
  • Ser abierto. Tenemos que estar dispuestos a abrirnos a los demás, asumir el riesgo de que nos conozcan como somos. La actitud abierta debe mantenerse siempre en la amistad.

Conserva tus amistades
Para conservar una amistad es fundamental no olvidar nunca que es un tesoro. Durante la vida es natural perder algunos amigos, y cuando ocurre el origen suele ser un malentendido, una larga distancia entre ambos, una rutina en la relación o una pérdida de intereses en común. Hay personas que nos acompañan sólo durante una etapa de la vida, y de ellas aprendemos valiosas lecciones que siempre tendremos presentes.

Para muchos aspectos de la vida se dice que hay que “renovarse o morir”. Y lo mismo ocurre en la amistad. Siempre hay que cultivar y cuidar las amistades antiguas, mientras se desarrollan otras nuevas. No importa lo lejos que se esté, siempre es necesario empatizar, abrazarse a es amistad, renovarse, solucionar conflictos y ser siempre transparentes y claros con las personas que forman nuestro círculo de amistades. Si lo hacemos, nuestras relaciones de amistad durarán más y serán más sanas.

Cultivar nuestras amistades antiguas, cuidarlas, compartirlas.Formar otras nuevas. Renovarse, abrazarse y empatizar con el otro no importa lo lejos que esté. Resolver conflictos, ser claros y transparentes con nuestros amigos son algunas de las claves para mantener relaciones de amistad sanas y duraderas.