Psicólogo Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcaladehenares@gmail.com

La neofobia o miedo a las experiencias nuevas

La neofobia o miedo a las experiencias nuevas

La neofobia es una fobia cuyo nombre está compuesto por las palabras griegas Neos, que significa nuevo, y Fobos, que da nombre a las fobias. Esto hace que sea sencillo concluir que se trata de una fobia a lo que es nuevo, que no se ha experimentado. Es por ello que da nombre al miedo irracional y constante a las nuevas experiencias.

Esta fobia surge cuando una persona se encuentra en una situación que le resulta nueva y desconocida como puede ser cambiar de trabajo, conocer gente nueva, mudarse a otro apartamento o incluso lo que se conoce como neofobia alimentaria, que es comer algo por primera vez.

Entre las causas de la neofobia se encuentran la necesidad de mantener el control o desear poder mantenerlo en cualquier situación, y el miedo abandonar aunque sea por poco tiempo la propia zona de confort, por falta de autoconfianza o por querer autoprotegerse.

Síntomas de la neofobia
Al igual que ocurre con otras fobias, en la fobia a las nuevas experiencias se dan unos síntomas que pueden clasificarse en tres clases:

  • De tipo psicológico. Aquí se encuentran los síntomas como la angustia, el estrés y la ansiedad.
  • De tipo físico. Taquicardias, temblores, sudoración, etc…
  • De tipo metacognitivo como puede ser el pensamiento dicotómico, que es una forma de pensar que se basa en los extremos y que también recibe el nombre de “pensamiento del todo o nada”.

Tratamiento de la neofobia
Como ocurre en otras muchas fobias, lo que la persona afectada experimenta o siente puede afectar enormemente a su vida diaria, haciendo que sufra y su día a día se vea limitado. Por ello es importante que un especialista trate el problema adecuadamente para hallar la solución más adecuada.

Para poder superarla, el paciente tiene que aprender a plantar cara a las situaciones y estímulos que causan la ansiedad, ser capaz de enfrentarse al miedo a lo desconocido, y aceptar ese miedo y trabajar para superarlo.

Y para ello, la terapia utiliza diferentes técnicas. Una de ellas es la desensibilización progresiva, que también es utilizada en otras fobias, y consiste en exponerse de manera gradual (siendo guiado y supervisado) a lo que provoca la fobia (en este caso, a lo que resulta nuevo).

Esta exposición gradual permite al paciente enfrentarse a su miedo de una manera controlada para que sea capaz de ir manejándola y dominando la ansiedad, al mismo tiempo que el especialista le proporciona las estrategias y herramientas que le permitirán encarar mejor la situación.